Educar para la vida…ahora más que nunca

Siempre he apostado por una educación para la vida, una educación que va más allá de los conocimientos aprendidos; una educación que se basa en la identificación y desarrollo de las fortalezas del ser humano que le servirán para afrontar lo que se le presente.

En muchas ocasiones la pregunta de los padres ha sido, ¿A qué te refieres con educar para la vida? Y ahora tenemos el mejor ejemplo, vivimos algo inesperado, algo que nos mantiene a todos en una situación diferente a la planeada, que nos ha restringido cosas básicas, principalmente la libertad y el contacto con nuestros seres queridos. Un tiempo que requiere que pongamos en marcha todas nuestras fortalezas internas, incluyendo creatividad para poder innovar; tus habilidades intelectuales para aprender cosas nuevas que te permitan enfrentar y más aún, pone a prueba todos tus recursos emocionales para lograr adaptarte sin dañarte o dañar a los demás.

Se extrañan muchas cosas, la incertidumbre trata de desequilibrarnos, el miedo intenta paralizarnos, sin embargo, quien ha educado sus fortalezas, se mantiene en pie. Hemos tenido que poner a prueba muchas cosas importantes: nuestra resiliencia, nuestra tolerancia, nuestro respeto, nuestro amor propio y el amor a los demás.

A esto me refiero con educar para la vida, en este momento los conocimientos escolares no cobran un papel fundamental, las tablas de multiplicar y las capitales de los países no serán las que permitan salir adelante. Cada reto que se vive requiere de nuevos aprendizajes, éstos son cambiantes, incluso ahora mismo, cuando todos estamos viviendo la misma pandemia, no es lo mismo lo que yo necesito aprender a lo que cualquiera de ustedes necesita.

La escuela cobra un papel fundamental en la formación de las fortalezas de sus hijos. Mucho más valioso que los conceptos que son cambiantes día con día. El ambiente que se genera en ella ayuda a que cada alumno, por pequeño que sea, se fortalezca, se ponga a prueba, tenga estímulos cada día mayores para ser mejor ser humano, para enfrentar lo que se le presente. El docente tiene como labor guiarlo, sus compañeros tienen como labor apoyarlo y estimularlo. No importa por ahora si es a través de una pantalla o de forma presencial.

Esto pasará, nos volveremos a ver, nos volveremos a abrazar.  No le quites a tu hijo la oportunidad de estar en contacto con sus compañeros, sea de la forma que sea, no le quites la oportunidad de educar su resiliencia y de ser flexible a lo que la vida le presente. No lo puedes mantener en una burbuja, lo tienes que cuidar y lo tienes que impulsar. Sé que la mayoría de los colegios seremos flexibles para tener un ambiente híbrido, clases en línea y presenciales cuando se nos permita. Mantendremos todas las medidas establecidas para que tus hijos estén bien. Aprovecha la oportunidad que mejor te convenga, pero no los mantengas en casa sin un horario, sin una rutina, sin un reto que enfrentar, sin sentir que pertenecen a un grupo

Los niños han dado todo por adaptarse, los adultos hemos dado todo por adaptarnos, esto es temporal, tenemos que seguir adelante con todas las precauciones, flexibilidad, creatividad y seremos más sabios obteniendo todos los aprendizajes que ésta pandemia trae consigo.

Con sabios me refiero a estar preparados para actuar con sensatez, prudencia y acierto. Esto solo se adquiere con la experiencia. Y hoy estamos viviendo una gran experiencia, que seguro nos hará mejores personas.

Lourdes Bachbush Gutiérrez

Directora General Colegio Hikma 

Contacto

Prolongación 5 Pte. 4910 Col. Belisario Domínguez Puebla, México. Teléfonos 2 30 29 41 y 7 85 20 30 Todos los derechos reservados, Colegio Hikma de no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, edición y cualquier uso de los contenidos de este portal. colegiohikma.com
© colegiohikma.com | 2020